Las Fuentes

El texto básico que le sirve de modelo para entramar las sucesivas
peripecias de la historia es el poema en hexámetros latinos Alexandreis de
Gautier de Châtillon, que es de hacia 1180. Sigue esta obra en lo que
constituye la línea argumental del poema, aunque —como su finalidad es
deleitar y enseñar, según afirma el poeta al comienzo del libro— lo
amplifica con extractos tomados de otras obras, como por ejemplo una
novela griega de aventuras compuesta en el siglo III por el Pseudo-
Calístenes o como la Historia de preliis en prosa latina atribuida al
arcipreste Leo de Nápoles; sobre todo, el Roman d'Alexandre de Alexandre
de Bernay y de Lambert li Tors, escrito en el dialecto picardo de la lengua
de oïl francesa; la Ilias latina del Pseudo-Píndaro Tebano que inspira la
famosa digresión sobre la guerra de Troya; la biografía de Alejandro de
Quinto Curcio, que es el origen de la leyenda; el Epítome de Julio Valerio;
las Etimologías de San Isidoro de Sevilla; las Antigüedades judaicas de
Flavio Josefo; el Physiologus; los Disticha Catonis; las Metamorfosis de
Ovidio y, naturalmente, la Biblia, especialmente, el «Génesis» y el
«Éxodo». También se sirvió de la tradición oral y de las versiones
orientales de la leyenda sobre Alejandro Magno. No podemos saber si fue
influido por otra versión española de su historia, la contenida en el poema
de clerecía perdido Los votos del pavón, aunque al menos sabemos su
fuente: el poema francés Les voeux du paon.

Como ya se ha dicho, la línea principal argumental la constituye el relato
de la vida de Alejandro Magno. Sin embargo, ésta parece repetidamente
enriquecida por la inserción de numerosísimas digresiones sobre muy
distintos temas. De entre ellas, destacaremos el discurso de Aristóteles a
--Este artículo utiliza contenidos de la entrada de Wikipedia® "Libro de Alexandre" y está disponible bajo la Licencia Creative Commons Atribución Compartir Igual 3.0.
Literatura Espaņola
Libro de Alexandre
Curtius Rufus
Unete a nuestra comunidad:
Comparte esta página:
Quinto Curcio, Historia de Alejandro
Magno de Macedonia, en un incunable de
Florencia de 1478.
Alejandro en las estrofas 51-85, que es un verdadero speculum principis; sobre las tres partes del mundo (c. 276-294); el
resumen que el rey griego hace la guerra de Troya en las estrofas 335-772, por alegrar sus gentes ferles buen coraçon; la
descripción de Babilonia (estrofas 1460-1533), en la que se incluye un pequeño lapidario (estrofas 1469-1462) o sobre los
pecados del hombre en general y de los distintos estamentos en particular (c. 1805-1830). Otras veces se recrea en prolijas
descripciones, como la de las armas de Darío (c. 989-1004) o el palacio del rey hindú Poro (c. 2119-2142).

En suma, las fuentes principales del poema son estas:

El Alexandreis (c. 1180), poema narrativo en hexámetros latinos de Gautier de Châtillon, inspirado en la obra anterior y en
la biografía Historiae Alexandri Magni Macedonis (siglo I) de Quinto Curcio. La epopeya latina medieval del siglo XII es
la fuente principal del Libro de Alexandre castellano.

La Historia de preliis, adaptación medieval de la Novela de Alejandro atribuida a Calístenes, también denominada
Pseudo-Calístenes, una gran cantidad de material legendario en torno a Alejandro Magno en diez volúmenes que fue base de
todas las leyendas sobre su figura en la Edad Media. La forma final de este texto pertenece al siglo III, si bien la traducción
al latín, hecha por Julio Valerio Alejandro Polemio (principios del siglo IV) es atribuida a un tal Esopo.

El Roman d'Alexandre empezado por Lambert li Tors y acabado por Alexandre de Bernay, un poema épico francés en
lengua vernácula del siglo XII.