Milagros de Nuestra Señora

Milagros de Nuestra Señora es la obra capital de Gonzalo de Berceo,
clérigo secular del monasterio de San Millán. Se trata de una compilación
de exempla que relatan veinticinco milagros de la Virgen María, escritos en
un dialecto del castellano hacia 1260, en una etapa tardía de su vida,
usando como fuente colecciones de milagros marianos en latín que
circulaban en el siglo XIII (Manuscrito de Thott, nº 128, Biblioteca de
Copenhague). Berceo versificó solo 25 de ellos, empleando la estrofa de
cuaderna vía, propia del Mester de Clerecía.

Las colecciones de milagros marianos aparecieron a lo largo del siglo XI.
Hay de dos tipos: las de los milagros locales, vinculadas a los grandes
centros de peregrinación, y las generales. Berceo aprovechó una de estas
colecciones de milagros generales para componer la suya en un periodo de
divulgación de las lenguas románicas y de difusión de las tradiciones
marianas. La devoción a María se expandió en el siglo XIII por toda la
geografía europea, pues ofrecía una imagen maternal más amable y
cercana del cristianismo. Esta visión es la que franciscanos y dominicos
propagaron en sus sermones a través de los ejemplos con que los
adornaban.

Estilo y estructura

La originalidad de Berceo consiste en dar vida y popularizar el registro
eclesiástico que tenía el texto latino. Para conseguirlo Berceo se ayuda de
recursos propios de los juglares, tales como hacer un uso abundante del
estilo directo, dar ciertas pinceladas humorísticas a lo narrado o hacer
referencias o comparaciones con el mundo rural o la naturaleza.
--Este artículo utiliza contenidos de la entrada de Wikipedia® "Gonzalo de Berceo" y está disponible bajo la Licencia Creative Commons Atribución Compartir Igual 3.0.
Literatura Espaņola
Gonzalo de Berceo
La obra comienza con una introducción alegórica en la que el autor se presenta a sí mismo en una naturaleza idealizada, descanso
del hombre, que simboliza las virtudes y perfecciones de la Virgen. A continuación, se suceden veinticinco milagros realizados por
la Virgen a favor de personas que sienten una gran devoción por ella. Al final de cada relato aparece una moraleja o enseñanza
para hacer comprender al oyente las ventajas que reporta ser un devoto de la Virgen, al modo como se trataban los exempla en el
sermón popular (divisio extra). Se pueden distinguir tres grupos de milagros:

  • En los que María premia o castiga a los hombres, como "La casulla de San Ildefonso".
  • En los que la Virgen perdona y logra salvar de la condenación a sus devotos, como "El sacristán impúdico".
  • En los que los personajes sufren una crisis espiritual y María les ayuda a solucionar el conflicto, como "La abadesa
    encinta".
Unete a nuestra comunidad:
Comparte esta página:
Milagros de Nuestra Seņora
Manuscrito del siglo XIV de los Milagros
de Nuestra Señora.